DIOS
TE AMA
PERSONALMENTE
TITULO RENOVACION CARISMATICA DEL LEVANTE

GRUPOS DE ORACIÓN

GRUPO DE ORACIÓN EN LA RCCE.

“La RCCE está formada por los grupos de oración, que, en su pluralidad, son sus células básicas. Estos Grupos se articulan entre sí a nivel diocesano, de provincia eclesiástica y nacional, animados por  el Equipo de servidores que, con su iniciativa responsable, están siempre al servicio de la unidad, de la comunión y de la vida, según el espíritu de la Renovación”. (Estatutos de la RCCE).

El Equipo de servidores del Grupo está compuesto por un número de miembros no inferior a tres. Es elegido por los miembros de la RCCE que pertenecen al mismo Grupo. A continuación el equipo de servidores elige a su Coordinador de entre sus miembros.

¿QUÉ ES UN GRUPO DE ORACIÓN?

Una de las características sociológicas más llamativas de R.C. es la formación de grupos.  Los que han pasado por la experiencia del Espíritu, en cualquier población en que se encuentren, se suelen reunir al menos una vez a la semana para orar juntos durante un espacio de hora y media a dos horas.

La reunión de oración es como el corazón de la vida del grupo.

Los grupos de oración en la R.C. no son grupos de oración devocionales, ni marianos; ni son tampoco grupos de devoción al Espíritu Santo. En los grupos de oración de la R.C. se desea vivir una relación profunda con el Espíritu Santo que es la esencia de la vida cristiana.

Estos grupos son para nosotros el instrumento y el medio vital en el que nos movemos para caminar y crecer en el Espíritu. En los grupos se experimenta la presencia del Espíritu Santo y la vida cristiana.

No hay límite para el número de los asistentes y los grupos están siempre abiertos a todos los que quieran participar. No se hace distinción de edades ni de la condición social o cultural. Se experimenta el pueblo de Dios: sacerdotes, religiosos, laicos, niños, jóvenes, adultos, ancianos; hombres y mujeres; sanos y enfermos; cuerdos y locos: todos son bien acogidos, como hermanos que el Señor envía. Todos deben ser aceptados.

La marcha de la oración no sigue estructura preestablecida. Según la moción del Espíritu se van conjugando con cierto orden los diversos elementos que la componen: oración espontánea, cantos, textos breves y frecuentes de la Palabra de Dios, de acuerdo con la idea central y el hilo que sigue la oración, silencio compartido, testimonios, peticiones, mensajes proféticos, oración en lenguas, etc.

Para evitar la dispersión y mantener la unidad suele haber una persona, o más bien un pequeño equipo, que de forma discreta dirige la oración. Su función es más bien la de iniciar y concluir la oración a su debido tiempo, mantener cierto orden y unidad, y, en caso de necesidad, exhortar y alentar a la asamblea hacia la alabanza al Señor, procurando que el grupo se centre siempre en la presencia del Señor.

La oración comunitaria sigue de ordinario el ritmo tradicional de las asambleas cristianas, tal como se realiza en la celebración de la Eucaristía y en la Liturgia de las horas:

a)    Introducción: acogida, cantos de entrada, bienvenida e inicio de la oración.
b)    Oración: petición de perdón y paso inmediato a la alabanza.
c)    Lectura de la Palabra de Dios, silencio y respuesta.
d)    Catequesis o instrucción y testimonios.
e)    Oración de petición.

La reunión del grupo responde así a tres objetivos importantes: la alabanza, la instrucción o enseñanza, la comunión o compartir de unos con otros a través de unas relaciones sanas.

La colocación externa del grupo suele ser en forma de círculo, lo cual expresa más el carácter comunitario y de unidad entre todos y sobre todo la presencia de "Jesús en medio de nosotros".

La oración adquiere su expresividad a través de los gestos, como el acompañar los cantos con palmadas, el levantar los brazos en la alabanza, gestos que a pesar de que los vemos en la liturgia, y los salmos nos hablan de ellos, no dejan de producir cierta extrañeza en los que asisten por primera vez. Pero cuando el gesto queda recuperado, pues también se ora con el cuerpo, el espíritu se expresa con mayor libertad. Todo el ser de la persona, alma y cuerpo, se eleva hacia Dios, esperándolo todo de Él.

Los que asisten a un grupo de oración carismática  deben saber que el Señor no quiere espectadores en su obra de renovación sino colaboradores. Es decir, todos deben intentar que la alabanza y todo lo demás sea participativo; así estamos dando al mismo tiempo que recibimos.

LA ALABANZA.

Una de las características fundamentales de la RCCE y que toma fuerza en el grupo de oración, es la Alabanza que se dirige a Dios. Digamos algo sobre ella.

Quizá la alabanza sea la flor más bella de toda la Renovación Carismática. Es el elemento que más destaca, tanto en las reuniones de oración como en la oración privada de aquél que verdaderamente ha entrado en el espíritu y exigencia de la Renovación.

No es una cosa nueva, pues toda la Biblia, desde los libros del Pentateuco, pasando por los Salmos, y hasta el Apocalipsis, está rezumando constantemente esta forma de oración porque "grande es el Señor y muy digno de alabanza" (Sal 96,4). De la misma manera en la oración oficial de la Iglesia, tanto en la celebración de la Eucaristía y de los Sacramentos como en la Liturgia de las Horas, predomina la alabanza y acción de gracias.

Por esto no deja de ser extraño que el cristiano, elegido para "alabanza de su gloria" (Ef 1,6.12.14), había casi perdido el sentido de la alabanza.

La oración de alabanza es la expresión de todo lo que el Señor está haciendo en cada uno y también en el grupo o en la comunidad. Hay verdadera necesidad de cantar las maravillas del Señor, de alabarle, alegrarnos y regocijarnos con El. Predomina la alabanza sobre las otras clases de oración (petición, perdón, etc.). La alabanza tiene una gran fuerza para elevar enseguida el tono del grupo y hacerlo receptivo de la acción del Espíritu.

Más que las palabras, más o menos bonitas que se puedan decir, la alabanza es toda una actitud de gozo, agradecimiento, admiración, anhelo de entrega y de correspondencia ante el Señor, ante un Dios que se ha compadecido de nosotros, de nuestra miseria y pequeñez, librándonos "del poder de las tinieblas y nos trasladó al Reino del Hijo de su amor" (Col 1,13). Esto no quiere decir que seamos mejores que los demás o que lo hubiéramos merecido por nuestra parte: nada de esto viene de nosotros, "sino que es don de Dios" (Ef 2,8).

No es fácil descubrir lo que es la alabanza. Solamente aquél que ha experimentado su miseria y se siente perdonado, curado, amado por el Señor se puede encontrar sobrecogido y admirado ante Él, y, lo mismo que los que en el Evangelio son liberados y sanados, experimentará la necesidad de alabar a gritos al Señor, embargado de su amor y gozo.

La alabanza es una oración totalmente gratuita. Alabamos al Señor no porque necesitemos algo de Él, sino porque Él es, "porque es eterno su amor" (Sal 136), y como la Iglesia le decimos: "Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso... "

Es más, hay muchos momentos que se siente una gran necesidad de alabar a Dios, y entonces la alabanza es un impulso ardiente del corazón hacia Él, que nos lanza así sacándonos del círculo de nuestros problemas y preocupaciones para centrarnos en el Señor. Y este es el secreto del poder liberador de la alabanza, por lo que en los momentos de contrariedad, de fracaso, de enfermedad y sufrimiento sentimos que más que pedir a Dios cosas lo que hemos de hacer es alabarle y darle gracias por todo. Con ello manifestamos al Señor que nos fiamos totalmente de Él, pase lo que pase, y que nos abandonamos a su amor. Y es entonces cuando Él también responde de una manera muy concreta.

Los que participan en los grupos de oración sienten cada vez más la necesidad de crecer en la expresión de la alabanza, sin inhibiciones ni respetos humanos. Levantar los brazos responde al anhelo de abrirse y rendirse ante el Señor como niño que se deja acoger en su abrazo amoroso. Es la forma como oraban los primeros cristianos y es un gesto que libera el espíritu y ayuda a orar: "así quiero en mi vida bendecirte, levantar mis manos en tu nombre" (Sal 63,5).

En el grupo hay una gran espontaneidad y cada uno alaba al Señor no sólo por lo que ha hecho en él, sino por lo que ve en los demás, y todos acogen y hacen suya la alabanza del hermano.

Hay momentos en que ésta adquiere más fuerza y expresión, como cuando cada uno de los participantes, al mismo tiempo y en voz alta, alaba al Señor espontánea y libremente, bien en su propia lengua, bien con "oración en lenguas" o cantando suavemente. Entonces todas las voces se funden como en un coro, que hace pensar en el sonido de la creación que alaba a Dios, en el ruido suave de muchas aguas. Es lo que se llama palabra de alabanza.

Esta forma de alabanza crea enseguida en toda la asamblea un alto grado de unidad, recogimiento y sentido profundo de la presencia de Dios, disponiendo así a cada uno para interiorizar todo cuando se vaya diciendo, y muchas veces termina en canto en lenguas o canto en el espíritu, lo cual no es más que la palabra de alabanza cantada. Entonces unos cantan en lenguas, quizá con sílabas o sonidos muy simples nada más, otros cantan en su propia lengua, y la comunión que se crea en el Espíritu va modulando la armonía del conjunto en ondulaciones, contrapuntos y disonancias que hasta el músico profesional admira.


Como afirma un famoso teólogo, "no podemos abarcar ni pronunciar el misterio de Dios con nuestro lenguaje humano corriente. Pero la oración en lenguas es proferir aquello que permanece indecible por toda la eternidad" (H. MUHLEN, Catequesis para la renovación cristiana, Secretariado Trinitario, Salamanca 1979, p.182).